Campos del Web

Un blog de viaje y experimentos literarios.

Category: El camino (page 1 of 2)

El dealer de Camarones

Tengo en la cabeza una imagen que interfiere cada vez que me siento a escribir. Es una imagen sencilla, nada casi. Es una imagen pegada a la idea de contar. Una situación que quizás ahora que la escriba tendrá su cometido y se irá, de una vez, al armario donde están los recuerdos contables. Por ahora, está pegada al momento de escribir. Andate, necesito que te vayas. Seguir leyendo

El sabueso de la frontera

Si lo pensás en abstracto, que un gendarme se acerque a vos a setenta kilómetros por hora puede ser aterrador. Pero dentro de un auto, con el freno bajando la velocidad y la capacidad de dejar al gendarme al lado de tu ventanilla, eso solo significa que es un control de frontera.

Afuera hace un frío potente, de masa helada que baja. Afuera dos gendarmes con capuchas montañesas que les tapan la cara y yo dándoles mi carnet de conducir. Afuera el Estado, con su tercera persona del singular tan tácita y omnipresente, tiene siempre una forma más de angustiarte. La ley, arriba, en la montaña, no tiene rostro del frío que hace y yo, con la mano desnuda, dándole toda mi identidad. Igual eso no es lo que soy, solo lo nominal, solo el símbolo. Seguir leyendo

Un día al sol

Imaginate, tranquilo detrás de este final de agosto y comienzo de septiembre, que hace siete meses que tenés frío. O sea, imaginate realmente que por venir bajando por la costa atlántica y después subiendo por la ruta 40, en los últimos siete meses de viaje le hiciste el ole a las estaciones cálidas y ahora estás en Chile. Imaginate que es domingo y que el despertador suena a las nueve de la mañana y abrís la puerta y hay un sol que raja los adobes de las casas y hace susurrar a las plantas con el vapor tímido que sale de sus hojas. Pensá que cada mañana es juntar la ropa rápido para vestirse hasta que un día, como cualquier día de los que traen augurios, soleado y primaveral, podés sentarte en calzones en la cama y ver, con la ventana abierta, el sol en el patio.

Seguir leyendo

Crónica Vikinga I – Nicolás Kimosabi y su visita a Bariloche

Ya la urbe de concreto se alejó hace rato. Imaginás que el autito azul índigo (¿o es azul petróleo?) devora pavimento mientras avanza. Vas a ver a tus amigos, de esos que se cuentan con los dedos de una mano.  Escaparte no te da culpa, ni la más mínima. Será por qué sabés que vas a volver a Buenos Aires, y aunque sientas que no te hallás en esa ciudad, allí están todos tus afectos y tus amigos… y el laburo… y la tesís a medio hacer… y los tironeos del corazón y la puta que lo pario a todo por una semana.

Seguir leyendo

Como un zorro

Mezcla de lobo y perro faldero, eso es un zorro. Llevo viendo zorros en toda Argentina, y si no los veo, escucho sobre ellos. Eran como un mito, que empezó cuando una amiga en Londres me dijo “acá hay zorros en la calle”. Yo no le creí y tampoco los vi. No es que sean un mito en Londres, pero me quedo en Argentina, donde los zorros pasan, huelen, ven y se van.
Seguir leyendo

Las montañas al este

Así, Chile. Así, con las montañas del otro lado. Así, llegando al país para la Copa América sin saberlo. Así, de repente, pensando en que no podríamos haber elegido peor fecha porque en nuestra mente había miles de argentinos preguntando qué se siente. Pero le dimos, porque así las ganas, la cosa esa de que las ruedas giren. Después de la vuelta por Córdoba y San Luis, después de un poquito por Mendoza de nuevo, cruzamos a Chile. Así, todos pensando que íbamos porfiados a ver la final. Así, entrar a Chile.

Seguir leyendo

El otoño

Como una víbora, el otoño se cuela en medio de las estaciones con el marrón y el amarillo. Se cuela el escuadrón de colores en medio de los árboles, las plantas y uno mismo. Es el otoño que te llama a la calma.

Seguir leyendo

Los perros de la Patagonia

Se esconden, del viento se esconden. Te miran, te olfatean. Algunos están al costado de la ruta, hechos un bollo.
Seguir leyendo

El horario, la hora, el horizonte

Hay que escribir rápido, porque la memoria se acorta de recortes y pum, chau, hola, 10 pesos el alfajor que barato, la rueda está bien, el carter. Hay que apurarse a escribir, ahora lo veo, porque una memoria reciente sedimenta y se convierte en lo lejano de una historia y cada vez más adulto y menos joven.
Seguir leyendo

El kilómetro 0 – la tetera

La diferencia entre una tetera y una caja con té es abismal.

Donde en una los saquitos y las hebras esperan, en la otra se realizan. Como en la ascensión mística, un saquito espera ser té. O mejor, el té siempre querrá dejar de ser saquito. Pero eso es hacer lo que hizo Disney en “La Bella y la Bestia”: darle a las cosas vidas. Y en honor a la justicia, esa película le otorga al príncipe calidad de animal y a sus sirvientes calidad de mobiliario. Yo solo hablo de saquitos de té. Andá a saber si sienten algo. Seguir leyendo

Older posts

© 2019 Campos del Web

Theme by Anders NorenUp ↑