Te levantás y pensás en armar una bitácora.

Despedís a los que querés.

Salís.