Mi casa es un cubículo
que rueda.
Es una mole
que chupa viento
y se pavonea.
Mi casa es el tiempo
que pasa como las rutas.
Mi casa, hoy,
es un cubículo que rueda
con una familia
adentro y afuera.
Escupe alientos
de una charla
pendiente
cortando el paisaje
con más paisaje.
Llena de recovecos
mi casa origami,
descansa con sus pasajeros.
Ella tranquila
escucha los grillos
toda la noche
porque es el día
el que la escucha a ella.
Dejenla correr tranquila
a mi casa,
que corriendo
se siente más casa.