Campos del Web

Un blog de viaje y experimentos literarios.

Tag: Santa Cruz

Los perros de la Patagonia

Se esconden, del viento se esconden. Te miran, te olfatean. Algunos están al costado de la ruta, hechos un bollo.
Seguir leyendo

El horario, la hora, el horizonte

Hay que escribir rápido, porque la memoria se acorta de recortes y pum, chau, hola, 10 pesos el alfajor que barato, la rueda está bien, el carter. Hay que apurarse a escribir, ahora lo veo, porque una memoria reciente sedimenta y se convierte en lo lejano de una historia y cada vez más adulto y menos joven.
Seguir leyendo

Havito.

En Perito Moreno (el pueblo, no el glaciar), paramos en un camping. Cerrando la temporada, bajando el frío, el refugio natural de dos personas fue el salón. Comida caliente y charlar mientras la preparamos. De fondo otras dos personas ajenas pero que, como siempre en los campings, charlan de fondo. Las conversaciones se entremezclan y terminamos reconociendo la presencia de los otros. Cuatro humanos en un salón lo suficientemente grande como para que no lo calienten dos estufas en verano. En la primera cena marcamos los territorios, los “buenas noches” y los “qué frío”. Marcamos la convivencia, aunque fuese efímera. Seguir leyendo

El capo del quincho

Miralo, lindo,
al capo del quincho.
Miralo,
pavonear su cola de caballo
llena de canas
y su panza de vino.
Seguir leyendo

El kilómetro 0 – la tetera

La diferencia entre una tetera y una caja con té es abismal.

Donde en una los saquitos y las hebras esperan, en la otra se realizan. Como en la ascensión mística, un saquito espera ser té. O mejor, el té siempre querrá dejar de ser saquito. Pero eso es hacer lo que hizo Disney en “La Bella y la Bestia”: darle a las cosas vidas. Y en honor a la justicia, esa película le otorga al príncipe calidad de animal y a sus sirvientes calidad de mobiliario. Yo solo hablo de saquitos de té. Andá a saber si sienten algo. Seguir leyendo

Ripio

Javier del futuro, si leés esto y tenés una máquina del tiempo, decile al Javier del pasado que no estuvo mal ser miope tanto tiempo. Que sin esos años de ver solo lo que está cerca, me hubiese sido muy difícil manejar casi 100 kilómetros de ripio.

Y que se opere en su debido momento, así puede ver el paisaje.

La pausa

image

Hay pausas. Hay pausas de minutos y hay pausas de días.
Seguir leyendo

© 2018 Campos del Web

Theme by Anders NorenUp ↑