Tu nuca
norte iracundo
que al calorímetro distrae
en cada cama
pasada.
Esbelta y olímpica
la maratón de mis dedos
se corre,
ajena a toda urgencia,
atrás de tu garganta.