El tubérculo crece
en tu espalda.
Será la gota última,
el vaso que se rebalsa
a sí mismo.
El calor de la sangre subterránea
la evapora.
Somos todos ollas
a punto de explotar.
/